Historia de las máquinas de coser

822 04 32 81
Historia de las máquinas de coser

Como expertos en máquinas de coser en Tenerife hoy queremos contarte cómo ha sido el origen y la evolución de este importante invento.

Los antiguos artefactos poco tienen que ver, realmente, con los que puedes encontrarte hoy en día en cualquier casa o en empresas como la nuestra, que ofrece máquinas de coser en Tenerife.

Debes saber que la aparición de la máquina de coser no se da, ni en un momento exacto ni es obra de un único artífice: desde mediados del siglo XVIII, hubo muchos inventores que fueron creando distintas partes y añadiendo o restando mecanismos a este artilugio.

Te contamos quienes fueron estos descubridores: en 1755, Charles T. Wiesenthal patentó la aguja de doble punta, que permitía suprimir la necesidad de girar un poco la aguja con cada puntada; en 1830, Bartolomé Thimonnier emplea la creación de Wiesenthal como base para la primera máquina de coser de uso práctico; en 1834, Walter Hunt diseña una nueva máquina de doble hilo; y, finalmente, en 1846, Elias Howe incorpora ya la aguja que pertenece al sistema que todos conocemos.

Es en este siglo XIX cuando, gracias a los motores eléctricos, se pueden fabricar prototipos más rápidos y eficientes. La primera máquina de coser eléctrica es patentada por Isaac Singer en 1889 (las Singer forman ya parte del imaginario colectivo de varias generaciones)

Como ya imaginarás, durante el trascurso de los años y gracias al paralelo avance de las tecnologías, el producto ha ido experimentando modificaciones que han permitido un uso más eficiente y más cómodo de estas útiles herramientas. Hoy en día, las máquinas de coser pueden llegar a ejecutar más de siete mil puntadas por minuto y llevar a cabo, también, labores especiales.

En Servimaq Canarias estamos especializados en la venta y reparación de máquinas de coser domésticas e industriales. ¡Visítanos!

haz clic para copiar mailmail copiado